GUARDERÍA.¿CUÁNDO HAY QUE QUEDARSE EN CASA?

GUARDERIA: ¿CUÁNDO HAY QUE QUEDARSE EN  CASA?

 

A lo largo de la historia y en las distintas sociedades, se han dado diferentes formas de custodia de los niños cuando las madres no podían hacerse cargo de ellos. La guardería nace ante la necesidad de organización de la sociedad y para facilitar la incorporación de la mujer al trabajo fuera del hogar.

Las guarderías y escuelas infantiles son, en la gran mayoría de las familias, la opción elegida para  el cuidado de los niños desde los 0 a los 3 años, cuando los padres no pueden hacerlo. Son una excelente solución porque en ellas trabajan personas profesionales que saben cómo tratar a los niños.

¿Qué hay que tener en cuenta cuando empiece la guardería?

La edad del niño a la hora del inicio de guardería es importante.

 

La maduración del sistema inmune del niño va evolucionando según va creciendo. De ahí que los de menor edad, son los más propensos a padecer las patologías más frecuentes como son las infecciones de vías respiratorias,bronquitis,bronquiolitis,gastroenteritis,otitis,conjuntivitis,laringitis..Pueden tener de 8 a 10 procesos febriles durante los meses fríos.

 

A partir de los dos años  la respuesta a los procesos infecciosos  es mejor, aunque siempre  hay niños de menos de 18 meses que no enferman y otros que enferman constantemente. En este último caso es mejor valorar otra alternativa para el cuidado del niño durante algún tiempo.

Ante todo, saber que la mayoría de todos estos procesos infecciosos  son producidos por virus y es muy difícil evitar el contagio pues este se produce, en muchos casos, antes de tener síntomas. A esto hay que sumarle que se propaga fácilmente a través de la saliva, el moco y los objetos que los niños comparten. Con todo, la familia  tiene que valorar su situación y ver la forma de conciliar la vida familiar y elegir  lo mejor para el niño.

 

¿Qué valorar en la guardería para disminuir los contagios?

·       El número de niños por cuidador y el tamaño del aula.

·         Una buena limpieza  en las instalaciones  y mobiliario. Es clave el LAVADO de MANOS en los niños y los educadores a la hora, por ejemplo, de preparar los alimentos, cambiar de pañales,...

·        La importancia de que los padres no lleven a los niños a la guardería si están enfermos, tienen fiebre, diarrea o tienen determinadas patologías en las que está recomendado no acudir a la guardería.

Vamos a ver algunas de las patologías más frecuentes y las recomendaciones actuales para los casos  en que el niño puede acudir a la guardería o debe permanecer en el domicilio para evitar el contagio a los otros niños y cuidadores.

 

Gastroenteritis—Son procesos infecciosos que pueden ser producidos por virus y bacterias y se recomienda no acudir a la guardería hasta 48 horas después de la desaparición de los síntomas. En casos de determinados gérmenes como Salmonella, Shigella es preciso realizar cultivos de heces antes de reiniciar la guardería.

Enfermedades de la piel.-

Sarampión, rubeola y paperas.-Actualmente se vacunan todos los niños a los 15 meses y 3 años, por lo que es raro que las padezcan. El periodo que se indica de no acudir a la guardería es de 5-7 días.

Varicela.-Es recomendable no ir a la guardería, hasta 1 semana después del inicio del brote, que es cuando las lesiones son costras.

Megaloeritema.-también conocida como la enfermedad de la bofetada y el Exantema súbito que aparece después de varios días de fiebre, no son causa de exclusión de la guardería.

Verrugas y molluscum.-pueden acudir a guardería, pero no compartir toallas.

Impétigo.-Es una infección de la piel que se caracteriza por lesiones costrosas amarillentas, necesita tratamiento antibiótico y hasta pasadas 48 horas del inicio de tratamiento   el niño  no puede volver a la guardería.

Tiña.-es causada por hongos y aunque precisa tratamiento, el niño puede acudir a la guardería.

Piojos.-Una vez iniciado el tratamiento pueden ir a la guardería.

Sarna.-Como el rascado de las lesiones favorece el contagio, no deben acudir a la guardería hasta que hayan finalizado el tratamiento.

Infecciones respiratorias.-No acudirá a la guardería si esta con fiebre, dolor de oídos, dificultad respiratoria, o malestar que puede deberse a complicaciones como neumonía, bronquitis, otitis.

Amigdalitis estreptocócica y escarlatina .-Hasta 1-2dias de iniciado el tratamiento y que este sin fiebre, no se aconseja volver a la guardería.

Estomatitis y síndrome boca mano pie.-como el contagio es por la saliva, se aconseja no llevarlos a la guardería hasta que esté bien de estado general.

Conjuntivitis.-No volver a la guardería hasta pasadas 24 horas del inicio del tratamiento

Gripe.-Hasta la desaparición de la fiebre y el estado general sean buenos

Tuberculosis.-Es una enfermedad que precisa el estudio de todos los contactos, hasta que pasen  al menos 15 días de iniciado  el tratamiento y siempre con indicación del pediatra, no podrá  volver a la guardería su forma de contagio es por las secreciones respiratorias.

Hepatitis A.-Se trasmite por vía fecal-oral(los microbios se eliminan por las heces y el contagio se produce al ingerirlos) ,hasta pasada 1 semana del inicio de los síntomas no volverá a la guardería.

Hepatitis B y C.-Solo se indica no acudir en la fase aguda, la vacuna de la hepatitis B está incluida en el calendario vacunal. No es causa de exclusión.

Meningitis.-No acudir hasta la total recuperación y según el germen   se indican los tratamientos necesarios a los contactos y vacunar a los no vacunados.

VIH.-puede acudir a la guardería.

En mi opinión creo que siempre que la familia pueda buscar otra alternativa para el cuidado de los niños y pueda permanecer en casa, es mejor esperar hasta los 18-24 meses antes de llevarlo a la guardería. Esta etapa es importante en su desarrollo emocional y la  menor exposición a infecciones y horarios estrictos, fomentando así sus rutinas, su familia, en definitiva, su mundo, comportan una serie de ventajas que conviene valorar.