Exposición Solar y Fotoprotección.

La exposición moderada al sol es beneficiosa para nuestro organismo y ayuda a sentirnos mejor, pero hay que ser cuidadoso porque las radiaciones solares pueden agredir la piel, provocando enrojecimiento y quemaduras solares de forma inmediata, pero de forma tardía producen el envejecimiento cutáneo y aumentan el riesgo de cáncer de piel.

Los niños son muy sensibles a los efectos negativos derivados de una exposición solar excesiva. Por lo que los efectos dañinos de la radiación ultravioleta (UV) son acumulativos e irreversibles.

 El sol

Emite radiaciones ultravioleta de tres tipos A, B, C. Estas radiaciones son filtradas a través de las diversas capas atmosféricas. Las C que son las más peligrosas y son absorbidas por la capa de ozono .Cuanto más alto esté el sol en el cielo, mayor es la intensidad de la radiación U V.

¿Qué medidas debemos tomar?

Todas aquellas medidas que nos permiten protegernos de las radiaciones solares son aconsejables en todas las edades,  aunque deben ser más intensas en la población infantil y juvenil, ya que son más susceptibles que los adultos a las radiaciones UV.

Mientras los niños son muy pequeños, son los padres los responsables de la fotoprotección y de fomentar hábitos saludables con su propio ejemplo.

Los fotoprotectores son sustancias que absorben y filtran la radiación evitando su penetración hacia la epidermis y dermis y su uso es esencial como medida de fotoprotección. Hay con filtros físicos y químicos. Los físicos o pantallas minerales, se consideran muy seguros y son los que se utilizan en los fotoprotectores dirigidos de forma específica a la infancia.

A continuación vamos a detallar algunas medidas de fotoprotección:

 -Evitar la exposición solar en los menores de 6 meses, así como la aplicación de fotoprotectores.

 -Evitar la exposición solar entre las 12 y las 17 horas.

-Cubrirse con ropas y gorros adecuados. Existen tejidos especiales que llevan materiales con protección solar. El FPU es el factor de protección ultravioleta y es la medida de transmisión de UV a través del tejido.

-Buscar sitios con sombra.

 -Usar gafas de sol homologadas con fotoprotección.

-Protegerse también en los días nublados y aunque la piel este bronceada porque puede quemarse.

 -Importante asimismo, reducir la exposición intencionada a la radiación UV, ya sea al aire libre o en las cabinas de bronceado. Respecto a estas últimas, sería necesaria una regulación más estricta del uso de las mismas por los más jóvenes.

 -Uso de fotoprotectores.

Características de un fotoprotector:

·        Debe tener un factor de protección de 50 en los niños.

·        Amplio espectro (cubrir radiaciones UVA y UVB)

·        Resistencia al agua

·        Buena cosmética

Aplicación

En cuanto a cómo aplicarlo, 30 minutos antes de la exposición solar y de forma generosa. Ha de volver a aplicar cada 2 horas y después de baños prolongados. Aplicar en todas las zonas expuestas al sol, incluyendo orejas, hombros y axilas.

Todas las medidas de prevención son también necesarias para la montaña, la nieve y siempre que se realicen actividades al aire libre. Tener en cuenta además que la arena, el agua y la nieve reflejan los rayos ultravioleta por lo que tienen un efecto multiplicador