MONONUCLEOSIS INFECCIOSA

Posiblemente habréis oído hablar de ella como “Enfermedad del beso”.En el 90% de los casos está causada por el virus de Epstein-Barr, que pertenece a la familia de los herpes virus.Aunque hay otros virus que pueden producir un síndrome mononucleósico, como el citomegalovirus, toxoplasma, VIH...

La edad de más incidencia es en la infancia -en los niños que acuden a guarderías-, en los que suele manifestarse de forma más leve ; pero también en los adolescentes y adultos jóvenes con sintomas como Fiebre, Faringitis, Adenopatías ( inflamación de los ganglios) y hepatoesplenomegalia ( inflamación de hígado y bazo) y que cursa con mayor afectación. La mayor parte de los adultos han padecido la enfermedad y tienen anticuerpos frente al virus.

El contagio.-

Es principalmente a través de la saliva y precisa de contacto íntimo, por las secreciones respiratorias,( tos, estornudos, besos...).

También puede trasmitirse a través de la sangre pero es más raro. Se puede eliminar el virus durante tiempo una vez pasada la enfermedad.

El periodo de incubación puede ser desde 2 a 6 semanas. Lo habitual es que con tratamiento sintomático entre 2 a 4 semanas el niño esté recuperado.

La forma de manifestarse.-

Suele iniciarse como un cuadro gripal, falta de apetito, cansancio- que suele ser intenso en los adolescentes-, fiebre y dolor de garganta.

En los niños pequeños puede comenzar como cualquiera de los múltiples procesos virales y muchas veces, puede pasar prácticamente desapercibido.

En los adolescentes como ya comentamos produce mayor afectación con:

Fiebre alta mantenida, a veces durante 2 semanas.

Faringoamigdalitis, dolor de garganta, puede aparecer exudado blanco grisáceo.

Adenopatías ( ganglios inflamados latero cervicales), aunque también pueden inflamarse en otras localizaciones.

Hepatomegalia.- aumentó del tamaño del hígado.

Esplenomegalia. Aumento de tamaño del bazo.

Es frecuente que los adolescentes acudan a urgencias en las primeras horas, donde son diagnosticados de faringoamigdalitis bacteriana y se inicia el tratamiento con antibióticos como la amoxicilina. Posteriormente aparece una erupción en la piel, exantema, que suele estar en relación con la toma del antibiótico.

En muchos casos persiste la fiebre o se hace intermitente durante 3/4 semanas.

El malestar, el cansancio, la disminución del apetito, junto con la disminución importante de la actividad física normal del niño, puede durar más tiempo.

El diagnóstico .-

Nos guiamos fundamentalmente por la sintomatología . En los casos en que se realiza analítica, lo más destacado es un aumento de los leucocitos con linfocitos atípicos y elevación de las pruebas hepáticas. En cuanto a las pruebas serológicas, está el Paul Bunnell que es específico, aunque en los niños menores de 3 años suele ser negativo.

Tratamiento.-

Lo principal es aliviar la sintomatología con:

-Aporte de líquidos para mantener al niño bien hidratado.

-Mantener reposo en la fase aguda de la enfermedad.

-Evitar esfuerzo físico y deportes de contacto en los casos en que aparece aumento del bazo y reiniciar actividad de forma progresiva cuando se haya normalizado (en torno a dos o tres semanas).

- Analgésicos o antitermicos tipo ibuprofeno o paracetamol, para aliviar el dolor y la fiebre.

El uso de antibióticos no está indicado por ser un cuadros víral.

Las complicaciones.-

Son poco frecuentes, pero si el niño presenta dificultad respiratoria, dolor abdominal intenso, afectación importante de su estado general, confusión ...se debe consultar de nuevo.

Como medidas preventivas

Lo principal es el lavado de manos. No es necesario el aislamiento, y en cuando el niño esté recuperado, puede iniciar de nuevo el colegio o guardería.